estilo de vida sostenible

¿Cómo adoptar un estilo de vida sostenible?

Hay pequeñas acciones que ayudan a reducir casi a cero nuestro impacto ambiental. La contaminación, la escasez de recursos, la extinción de especies o el cambio climático son algunas de las consecuencias que conocemos y que dentro de unos años cobraran factura en el día a día. Debemos ser conscientes y empezar a cambiar pequeñas cosas en nuestra vida diaria.

Adoptando estos hábitos se puede llegar a tener una vida sostenible y saludable.

¿Quieres conocer más sobre este estilo de vida? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un modo de vida sostenible?

Se entiende como estilo de vida sostenible aquella forma de vida, elecciones y comportamientos sociales que minimizan su impacto en el medio ambiente (uso de recursos naturales, emisiones de CO2, residuos y contaminación), y favorecen una mejor calidad de vida para todos.

Factores que influyen en un estilo de vida ecológico

Llegar a conseguir un estilo de vida sostenible no depende exclusivamente de nosotros, existen factores colectivos y externos que pueden perjudicar el alcance de nuestro objetivo.

  • Factores Individuales o de conducta. Nuestro ritmo diario trae implícito un estilo de vida menos saludable relacionado con la falta de actividad física y una alimentación deficiente.
  • Factores Colectivos. En algunas sociedades el concepto de bien común está más habituado que en otras, y eso se refleja en costumbres que afectan al medio ambiente. Un ejemplo sería, el car sharing (servicio que permite alquilar coches por periodos limitados y pagar solo por el tiempo que utilices el vehículo)
  • Externos. La legislación, situación geopolítica y económica de cada país o región puede limitar o impulsar la adopción de un estilo de vida sostenible. Por ejemplo, la disponibilidad de coches eléctricos o detergentes para lavar con agua fría, son innovaciones que facilitan nuestro día a día de forma más responsable.

Cómo llevar una vida sostenible: Consejos prácticos

Cada pequeño gesto cuenta y puede marcar la diferencia. ¡No esperes más, para empezar hoy mismo a llevar un estilo de vida más sostenible!

Antes de comprar un producto piensa si realmente lo necesitas

Y antes de tirarlo piensa si le puedes dar una segunda vida.

Recicla todo lo que puedas

Separa por materiales y tíralos en los contenedores correspondientes. Existen hasta 6 tipos diferentes de residuos: vidrio, papel, envases, aceite usado, pilas…

Reduce tus residuos

Conoce el “Zero Waste”. Puedes empezar sustituyendo los envases de plástico por los de vidrio y comprando los alimentos a granel. Utiliza productos reutilizables y reduce la cantidad de plástico de un solo uso.

Practica el ahorro energético

El precio de la luz no es barato y unos simples trucos para ahorrar te lo agradecerá tu bolsillo, el medio ambiente y el planeta. Aprende como hacerlo:

  • Evita el stand-by. Apaga todos los aparatos eléctricos por completo.
  • Utiliza la iluminación LED.
  • Mejora el aislamiento de tu hogar.
  • Mantén una temperatura entre 20 y 25 grados en tu casa o en tu trabajo.
  • Usa programas cortos en la lavadora y deja secar la ropa al aire libre.
  • Instala difusores en los grifos donde más agua se gasta, como en la ducha.

Mantén tu casa limpia utilizando productos libres de tóxicos

Los productos de limpieza convencionales contienen sustancias químicas perjudiciales para nuestra salud y el planeta. Los paquetes de iniciación incluyen pulverizadores de aluminio rellenables. Para la colada, las nueces de lavado son una alternativa ideal para limpiar tus prendas sin contaminar el agua.

Cocina sostenible

  • Averigua el origen de los alimentos, cultivado, procedencia…
  • Elige productos locales y de temporada. Son más sanos, más baratos y ecológicos, ya que, entre otras cosas, se reduce el gasto energético al minimizar la necesidad de transporte, distribución y almacenaje.
  • No tires la comida. Compra sólo lo que necesites, congela y aprovecha siempre la comida que te sobra.
  • ¡Anímate a tener tu propio huerto!

Recicla tu ropa

¡Da una segunda vida a las prendas que tienes olvidadas en el fondo del armario, intercambia ropa con tus amigos y atrévete a crear tus propias prendas!

Utiliza el transporte público

La bicicleta, camina, comparte coche…

Disfruta de picnics sin plástico

Utiliza platos, cubiertos, vasos y cestas biodegradables.

Practica una vida sostenible en tu día a día para contribuir al cuidado del medio ambiente. ¡Regálale al planeta un respiro!

Acciones cotidianas que debes evitar

Además de las acciones relacionadas con un consumo responsable, antes mencionadas, también te facilitamos algunas pequeñas acciones ya que también contaminan: Utilizar desodorante en aerosol, arrojar los chicles al suelo, tirar las colillas en la playa, echar las toallitas desechables por el váter, tirar las pilas en la basura normal…son acciones que pueden ocasionar un gran impacto medioambiental!

Descubre los desodorantes sólidos o en crema, despidete de las toallitas desechables y de las botellas de plástico de un solo uso o conoce las posibles alternativas para generar menos residuos en el baño (bastoncillos, compresas reutilizables, cepillos dentales…)

Todos y cada uno de nosotros tenemos la capacidad de crear un cambio positivo mediante las decisiones que tomamos cada día. El objetivo es ofrecerte formas de luchar por la sostenibilidad que contribuyan eficazmente a la salud y a tu progreso a largo plazo.

¡Por un mundo más verde y sostenible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *