cocinar acero inox

¿Cómo cocinar en una sartén de acero inoxidable? Consejos y trucos

Si eres de los que te gusta la cocina seguro que ya conoces las sartenes de acero inoxidable. Cada vez son más los que renuncian a elementos como el teflón para cocinar con utensilios que emplee el acero y otras aleacciones a la hora de preparas sus platos. Aprender la forma de utilizar una sartén de acero inoxidable es muy importante para mantener la durabilidad de estos objetos.

El acero inoxidable responde muy bien a las variaciones de temperatura y es un material excelente para cocinar con potencias altas. El gran inconveniente para los que lo usan por primera vez, es que los alimentos se peguen. A continuación te damos unos sencillos pasos para evitarlo:

– Colocar la sartén o la olla en un fuego de menor diámetro que el utensilio.

– Calentarlo a potencia media-alta sin añadir nada.

Comprobar que se ha calentado lo suficiente echando gotas de agua, que deben formar «bolitas».

Secar con papel de cocina.

– Añadir el aceite o mantequilla necesaria para la receta, repartiéndolo por toda la superficie.

Bajar el fuego.

Añadir los ingredientes y cocinar.

Dos consejos más:

Remueve constantemente para que no se pegue la comida.

No le quites ojo al fuego. Con el acero es especialmente importante porque absorbe el calor con mucha facilidad.

Con estas indicaciones conseguirás tener éxito con el acero inoxidable en tu cocina y conocerás una alternativa saludable, duradera y más económica de lo que parece.

sartenes acero

Sartenes de hierro fundido vs. Acero Inoxidable

A la pregunta, ¿sartén de hierro o acero inoxidable? La respuesta es fácil: las dos. Cada una sirve para una finalidad diferente. De manera que si las usamos para lo que no sirven, conseguiremos buenos resultados.

Hay que distinguir lo siguiente:

– Con la sartén de hierro podemos preparar productos que tiendan a pegarse en la sartén: freír pescado, tortillas, carne, etc. O para cuando necesitemos cocinar a fuego muy fuerte, como por ejemplo asar.

– Las sartenes de acero inoxidable son mucho más ligeras que las de hierro y son más fáciles de mantener, porque no hace falta curarlas de vez en cuando ni engrasarlas después de cada lavado. A parte no reaccionan con ningún alimento, tampoco los ácidos, cosa que sí hacen las sartenes de hierro.

Ambas sartenes se complementan. Para poder hacer un buen trabajo en la cocina y obtener excelentes resultados, lo ideal es combinarlas.

Ventajas e Inconvenientes de las sartenes de acero inoxidable

Ventajas ollas y sartenes de acero

1. Son muy duraderas. Olvídate de comprar nuevas sartenes cada poco tiempo.

2. No requieren un mantenimiento complicado.

3. El acero inoxidable tiene un precio relativamente razonable en comparación con otros materiales.

4. Darán un aspecto estético a tu cocina. Una apariencia moderna y atractiva.

5. Fáciles de limpiar, al ser una superficie lisa, no porosa y dura.

6. La sartén de acero inoxidable es uno de los productos más seguros para alimentos ácidos.

Inconvenientes del acero inoxidable

1. Mala distribución del calor. Es mal conductor térmico, lo que significa un bajo rendimiento de cocción.

2. Las sartenes de acero inoxidable son ideales para saltear, dorar, guisar, freír o hervir, pero no para cocinar ciertos alimentos como huevo, tofu, pescados o carnes.

¿Cómo limpiar las sartenes de acero inoxidable?

Cuando vayas a limpiar tu sartén de acero inoxidable, debes enjuagarla y retirar los alimentos quemados. No uses una esponja de lana de acero.

Si la comida no se elimina con una esponja suave, agua caliente y jabón para lavar platos, puedes dejarla en remojo durante la noche en agua tibia con jabón. Lávala con suficiente agua y sécala perfectamente.

Si la sartén tiene daños por el calor, puedes limpiarla con bicarbonato de sodio. Asegúrate de que esté bien seca y luego espolvorea en la superficie una cantidad abundante de bicarbonato de sodio. Frota el bicarbonato con una esponja o paño seco y finaliza lavando el utensilio con abundante agua. Acaba con un buen secado.

La mezcla de jugo de limón y bicarbonato de sodio, es otra buena alternativa para lavar y dar brillo a los utensilios de acero inoxidable.

Y si se ha estropeado, ¿cómo curar una olla de acero?

Sigue estos sencillos pasos para la curación de ollas, cazos y cacerolas de acero inoxidable.

– Llena tu olla al 75% de su capacidad con agua del grifo.

– Ponla en el fuego a temperatura alta. Dejarla hirviendo durante 15 minutos aproximadamente.

– Pasado ese tiempo, apaga el fuego y deja que se enfríe sola.

– Vacíala y aclárala con abundante agua.

– Sécala nada más lavarla para que no salga ninguna mancha por restos de cal o reacciones.

¿Es el acero inoxidable uno de tus materiales favoritos en la cocina?

¡Cuétanos tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.